KINGSPAN  nos habla sobre la evaluación de la reacción al fuego en fachadas.

Antecedentes

La propagación de incendios en fachadas no es algo nuevo y se vienen produciendo en diferentes partes del mundo. Ejemplos de este tipo de sucesos son: Tamweel Tower en Dubai (2012), Grozny-City Clocks (2013), Polat Tower en Estambul (2012), Address Hotel en Dubai (2016), Torch Tower en Dubai (2015 y 2017) y Grenfell Tower en Londres (2017).

A nivel nacional, la mayor parte de las víctimas de los incendios no se produce como consecuencia de este tipo de propagación, sino que más bien como resultado de incendios que discurren por el interior de los edificios de viviendas. No obstante es imprescindible abordar este tipo de incendios para establecer medidas integrales de seguridad contra incendios que permitan actuar rápidamente con el primer conato de incendio empleando en primer lugar la protección activa (sistemas de extinción automática, detección, extintores y BIEs) y, si aun así no es posible extinguirlo y se desarrolla un incendio, evitar su propagación hacia el exterior y/o interior mediante la protección pasiva. En ambas situaciones será clave que la accesibilidad de los bomberos sea facilitada al máximo y que la evacuación pueda realizarse en las mejores condiciones.

Limitaciones de las Euroclases en su aplicación en fachadas

El uso de sistemas de extinción automática (rociadores) y detectores de humo lamentablemente no está muy extendido en los edificios de viviendas en España y por tal motivo la protección pasiva así como el comportamiento humano tomarán un papel crucial en caso de incendio.

La evaluación de la reacción al fuego de una fachada es un proceso poco eficaz dado que a día de hoy, en España se emplean las Euroclases.

El escenario de referencia de este sistema de clasificación consiste en la evaluación de la aparición del flashover (Combustión súbita generalizada) en una habitación. Este escenario de referencia es muy diferente al que podría representar la propagación de un incendio a través de una fachada. El sistema actual de clasificación de la reacción al fuego es una simple aproximación al posible comportamiento de los productos instalados en una fachada en caso de incendio y por tanto sus resultados están muy alejados la realidad de un incendio. Las Euroclases proporcionarán mejores resultados en situaciones de incendio que sean más similares a su escenario de referencia.

Otra limitación que presentan las Euroclases es que la clasificación de un producto no representará el comportamiento de un sistema de fachada completo en caso de incendio ya que éste dispone de otros elementos que no se consideran en las Euroclases, como por ejemplo la estabilidad de las fijaciones, la inclusión de barreras cortafuegos además de la imposibilidad de evaluar el comportamiento del sistema frente al efecto chimenea en el caso de fachadas ventiladas.

Ventajas de los ensayos a gran escala

Para obtener resultados más fiables sobre el comportamiento en caso de incendio de una fachada, lo más recomendable sería recurrir a los ensayos a gran escala. En este sentido algunos países europeos disponen de sus propios métodos de ensayo existiendo diferencias muy notables entre cada uno de ellos.

De todo el conjunto de ensayos a gran escala, el que tiene las condiciones más exigentes y que así es reconocido por muchos países de nuestro entorno sería el método británico BS 8414 “Fire performance of external cladding systems”.

Este ensayo consiste en simular una fachada en aplicación final de uso, es decir, tal y como se instala en la realidad incluyendo todos y cada uno de sus elementos. El ensayo reproduce una situación de incendio en la que el flashover se ha alcanzado en una habitación de un edificio y el fuego rompe hacia el exterior a través de una ventana. En este punto es donde encontramos una diferencia fundamental con las Euroclases, siendo el escenario de referencia en este ensayo a gran escala mucho más idóneo.

El sistema de fachada estaría formado por una muestra de al menos 8 m de altura por 2,6 m de anchura (main face) y otra muestra de al menos 8 m de altura y 1,5 m de anchura (wing) formando entre ellas una esquina. De nuevo encontramos otra gran diferencia con las Euroclases, ya que, si consideramos el ensayo más representativo de este sistema de clasificación, ensayo del SBI, nos encontramos con unas dimensiones muy inferiores a la gran escala (ala larga: 1,5 m x 1 m y ala corta: 1,5 m x 0,5 m).

En el ensayo a gran escala BS 8414, la fuente de calor empleada para simular el flashover consiste en prender fuego a 400 kg de madera en forma de listones ubicados en una cámara de combustión con unas dimensiones de (2 x 2) m que genera una potencia calorífica extraordinariamente mayor que la que se libera en el ensayo del SBI. Con la aplicación del ensayo BS 8414 a un sistema de fachada con una cámara ventilada sería posible conocer las efectividad de los sistemas diseñados para limitar el efecto chimenea. Esta opción en el ensayo del SBI es ineficaz ya que a pesar ser posible técnicamente su instalación en la muestra, el ensayo no permite estimar con garantías su funcionamiento.

Los criterios de cumplimiento se proporcionan en el documento BR 135 “Fire performance of external thermal insulation for walls of multistorey buildings” y se basan en no superar la temperatura de 600ºC a una altura de 5 m por encima de la cámara de combustión tanto en la superficie del sistema de fachada como en el interior del mismo. Además, se tendrá en cuenta el comportamiento mecánico del sistema de fachada en términos de colapso del sistema, delaminación, etc.

La gran escala en las regulaciones de fuego

A nivel regulatorio, se presentan diferentes opciones de utilización de este tipo de ensayos. Hay países que optan por requerir su ensayo nacional a gran escala, otros aceptan cualquier ensayo a gran escala y en cambio algunos aceptan el ensayo BS 8414.

También nos podemos encontrar con países como España en los que la regulación no hace referencia a este tipo de evaluaciones. Pero esto no implica que no puedan ser utilizados debido a que nuestra regulación abre la puerta a realizar proyectos de seguridad contra incendios empleando el “Diseño Basado en Prestaciones” y en este campo los ensayos a gran escala pueden ser un excelente recurso para demostrar a nivel experimental la conformidad con la exigencia básica de propagación exterior mencionada en el CTE DB SI.

Esto se traduce en que los ensayos a gran escala son una herramienta muy valiosa para todos aquellos profesionales que quieran disponer de libertad absoluta para diseñar sus fachadas sin dejar de lado la seguridad contra incendios.

Conclusiones

  • Los ensayos actuales recogidos en las Euroclases de reacción al fuego no son adecuados para la valoración de la propagación de incendios en fachadas.
  • Los ensayos sobre productos individuales destinados a su incorporación a un sistema de fachada no son sinónimo de seguridad en caso de incendio.
  • Los ensayos a gran escala suponen a día de hoy la mejor forma de evaluar y conocer la respuesta de un sistema de fachada en caso de incendio, pudiendo ser empleados con garantías en un proyecto de seguridad contra incendios basado en un diseño prestacional.

Bibliografía

  • UNE-EN 13501-1. Clasificación en función del comportamiento frente al fuego de los productos de construcción y elementos para la edificación. Parte 1: Clasificación a partir de datos obtenidos en ensayos de reacción al fuego.
  • UNE-EN 13823. Ensayos de reacción al fuego de productos de construcción. Productos de construcción, excluyendo revestimientos de suelos, expuestos al ataque térmico provocado por un único objeto ardiendo. (Ensayo del SBI).
  • BS 8414-1 Fire performance of external cladding systems. Test method for non-loadbearing external cladding systems applied to the masonry face of a building.
  • BS 8414-2 Fire performance of external cladding systems. Test method for non-loadbearing external cladding systems fixed to and supported by a structural steel frame.
  • Fire performance of external thermal insulation for walls of multistorey buildings: (BR 135) Third edition.
  • Estudio de Víctimas de Incendios en España 2018. Fundación Mapfre y APTB.