MECOSA nos explica los diferentes sistemas transportadores en el ámbito de la seguridad contra incendios: normativa, ensayos y campo de aplicación.

Los sistemas transportadores son elementos muy utilizados en las industrias tanto como componentes en las cadenas de montaje, distribución automatizada y almacenamiento, como en la extracción en procesos de fabricación y fundamentalmente como ayuda en el transporte de cargas, lo que permite una distribución minorista, mayorista y manufacturera más eficiente.

En muchas ocasiones, este tipo de sistemas debe pasar entre dos sectores de incendio, dejando un hueco entre sectores que podría permitir la propagación de fuego y humo en caso de incendio, siendo peligroso tanto para las personas como para las edificaciones.

Es por este motivo, que existen distintos dispositivos para la sectorización de la abertura de un sistema transportador dentro de un elemento de separación del fuego según define la norma UNE EN 1366-7:2004, la cual ha sido desarrollada para “proporcionar un método de ensayo de resistencia al fuego para la evaluación de la contribución de un cerramiento para un sistema transportador, junto con todas sus partes de anclaje, incluyendo el bastidor/guías a la resistencia al fuego de un elemento de separación cuando es atravesado por un sistema transportador incluyendo cualquier componente de penetración relevante”.

Esta norma es utilizada junto a la UNE EN 1363-1 “Ensayos de resistencia al fuego: Requisitos generales, la cual no es aplicable a otros métodos de ensayo requeridos para la evaluación completa de los cerramientos por sistemas transportadores como, por ejemplo, la durabilidad y fiabilidad del funcionamiento de los sistemas interconectados”.

Algunos aspectos generales de las condiciones de ensayo son los siguientes:

  • El calentamiento se mide según norma UNE EN 1363-1.
  • Respecto a las condiciones de presión, para instalaciones verticales el montaje puede realizarse instalado en la práctica con su extremo inferior a no más de 0,5 metros sobre el nivel del suelo, en cuyo caso la presión del horno será de acuerdo a la norma UNE EN 1363-1, o bien a más de 0,5 metros sobre el nivel del suelo, en cuyo caso la presión también deberá estar de acuerdo a las condiciones recogidas en la norma 1363-1, con la excepción de que la presión en el extremo inferior de la probeta deberá mantenerse un mínimo de (5+/- 10 Pa).
  • Para instalaciones horizontales la presión debe medirse a una distancia de (100 +/- 10) mm por debajo del plano horizontal de la probeta.
  • Cuando la probeta está instalada con al menos 200 mm de estructura de soporte en su parte inferior y/o al menos 200 mm de su extremo inferior sobre el nivel del suelo, será posible en la práctica instalar el cerramiento en cualquier altura sobre el nivel del suelo.

Para conseguir el campo de aplicación directo más amplio se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Al ensayar un sistema con dirección de apertura vertical, este puede aplicarse también a otros cerramientos idénticos de sistemas transportadores con dirección de apertura horizontal y a la inversa.
  • El campo de aplicación directo debe ser aplicable para los sellados de penetraciones incluyendo sus componentes de penetración y el carril de transporte.
  • La clasificación para la resistencia al fuego de los montajes de cerramiento y sistema transportador, basándonos en este método de ensayo debe realizarse conforme a la UNE EN 13501-2.

Algunos de los diferentes sistemas de sectorización pueden ser los siguientes:

Fabricación mediante chapa y panel de lana de roca.

  • Cierre deslizante horizontal de 2 hojas con apertura en el centro.
  • Cierre deslizante horizontal con apertura a izquierda o derecha.
  • Cierre deslizante vertical de 1 hoja.

Fabricación mediante chapa y tela.

  • Sistema textil de cierre vertical.

Todos los sistemas anteriormente nombrados pueden ser clasificados respecto a su integridad, aislamiento y radiación.

Los elementos de un cierre de sistema transportador están coordinados mediante el uso de un sistema de interconexión, en el cual las funciones mecánico-eléctricas de los montajes del cerramiento y el sistema transportador están cuidadosamente coordinados con los componentes intercalados del sistema de apertura monitorizado y controlado, el sistema transportador, los dispositivos de control y el suministro eléctrico como parte de un sistema integral.

Funcionamiento del sistema de cierre