IGNITOR, empresa especializada en Ignifugaciones, firma este interesante artículo sobre cómo tratar la reacción al fuego de las decoraciones vegetales.

Aunque el título de este artículo pueda parecer exagerado, lo cierto es que la tendencia actual en creación de espacios de trabajo y de ocio interior que ofrezcan a los usuarios un ambiente abierto, alegre, luminoso y natural, ha llevado a muchos diseñadores y arquitectos a proyectar en aeropuertos, hoteles, oficinas y centros comerciales, grandes ornamentaciones de plantas artificiales o plantas preservadas.

En un amplio abanico de posibilidades, se proyectan espacios de descanso en oficinas con árboles preservados, césped artificial y zona de juegos, creando la sensación de un parque al aire libre, se instalan jardines verticales que suelen perderse hasta un techo acristalado, dando la sensación que entra la luz del cielo filtrada por la vegetación de los árboles, o incluso se crean recreaciones de bosques en el interior.

Tratar y certificar la reacción al fuego de las decoraciones vegetales no suele conseguirse con soluciones sencillas. La naturaleza de estos materiales es muy variada, existen desde troncos naturales preservados mediante un proceso físico, donde se elimina el 100% de la humedad del tronco o del elemento vegetal, hasta todo tipo de imitaciones de plantas de origen sintético. Estos materiales, una vez ignifugados en nuestras instalaciones “in situ”, normalmente requieren ensayos específicos en Laboratorios del fuego, ya que por su composición especial no existen ensayos a los que se puedan parecer. Podemos ver una imagen de este tipo de diseños en interiores.

 

Como ejemplo, mostramos una ignifugación de plantas naturales y los resultados de los ensayos de reacción al fuego en los laboratorios Applus.